España está a la cola de Europa en 4G

La cobertura 4G no llega a la mitad del territorio español, y si hablamos de ámbito local, solo el 4% disfruta de esta red. La principal causa está en los canales de TDT, que ocupan la banda por donde debería circular esta cobertura, según ha establecido la Unión Europea.

Un gran ejemplo de esta falta de cobertura lo encontramos en Pepephone y sus disputas con otras empresas de telecomunicaciones que deberían prestarle servicio 4G. Al parecer, el operador móvil gestionado por Rosauro Varo y Javier Hidalgo, está cerrando un acuerdo con Telefónica para conseguir el suministro de esta red, tras haber denunciado en el Juzgado de lo Mercantil a Vodafone por incumplir el contrato que tenían en vigor, al no haber obtenido soporte 4G del operador británico

Por esto, Pepephone cerró a finales de febrero un acuerdo con Yoigo, que teóricamente, le ofrecía su red 4G sin cortapisas. Sin embargo, Yoigo también se ha encontrado con un problema para ofrecer este servicio a Pepephone, y es que este no cubre con su red propia toda España. Yoigo tiene alquilada parte de su red a Movistar, que se opuso a prestar servicio a través de esta a Pepephone. Yoigo denunció el caso a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a finales de marzo, pero aun no han obtenido respuesta alguna.

Sin embargo, parece que la respuesta ya no va a ser necesaria. Pepephone se ha cansado de esperar, y sobre todo, de que esperen sus 465.000 clientes, los cuáles han aportado datos positivos a la empresa, pese a no poder conectarse a Internet, a través de 4G. Por esto, ha tomado la decisión de acceder directamente a la red que ofrece Telefónica.

A la cola de Europa

Esta noticia llega en medio de los datos que han reflejado el retraso de España, con respecto a otros países de Europa, en cobertura 4G.

Esta cobertura de telefonía móvil en España ha vivido una importante ampliación en los últimos 12 meses, pero aun así, queda bastante esfuerzo por hacer, hasta que se sitúe en la media europea. El despliegue de las redes móviles LTE llega al 47% del territorio, una tasa que cae por debajo del 5% en el ámbito rural. Mientras, la media europea es del 59%, según el estudio Digital Agenda Scoreboard 2014 de la Comisión Europea.

Los países europeos que lideraban la cobertura 4G a finales de 2013 eran Suecia, Portugal y Países Bajos, con tasas de cobertura del 99%, 92% y 90%, respectivamente. A cierta distancia, les seguían Finlandia, Estonia y Alemania.

La realidad en nuestro país es que prácticamente cerca de 20 millones de habitantes no tiene siquiera oportunidad de conectarse al 4G. Según un estudio realizado por Kaostica, las cuatro principales operadoras móviles de España, apenas cubren la mitad del territorio nacional. Además, las capitales de provincia y las Ciudades Autónomas acaparan el 56% de la población con acceso al 4G, mientras que del resto de municipios, menos de la cuarta parte corresponde con localidades por debajo de 50.000 habitantes.

¿A que se debe este retraso de la cobertura 4G en España?

En España se ha utilizado hasta la fecha las bandas de 1800 MHz y 2600 MHz. Si bien, la facilidad para viajar largas distancias en estas dos bandas, es muy inferior a la tercera de las bandas que podría utilizar la telefonía móvil, la banda de los 800 MHz.

Sin embargo, en nuestro país, no se utiliza esta red, y la principal causa es la televisión. Cuando en 2005 el Gobierno español aprobó el texto del nuevo Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre y el Reglamento para la prestación del servicio de TDT asignó dos bandas para las transmisiones de televisión a nivel nacional: 830 a 862 MHz y 758 a 830 MHz, de manera que ocupaba el rango más propicio para que la telefonía 4G llegara a más población.

El Gobierno demostró en este momento una gran falta de previsión. Tanto es así que tan sólo dos años después, la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2007, convocada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, acordó la atribución al servicio móvil de la banda de 790-862 MHz dentro de la zona europea.

Así pues, la única solución al retraso español en este ámbito, pasa por la liberación del dividendo digital que ahora están ocupando los servicios de TDT. Estos canales entonces, pasarían a utilizar unas bandas más bajas. De ser así, en 2015 se podría experimentar un gran salto cualitativo en  cobertura 4G en España, llegando a cubrir hasta las poblaciones más remotas.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios